Triodos Bank y los malabarismos del lenguaje publicitario de los bancos

Tras el memorable final de temporada de Salvadosel programa que presenta el periodista que se ha ganado a pulso el título de mejor preguntador del panorama televisivo de la actualidad, Jordi Évole, la página de la división española de Triodos Bank sufrió el pasado domingo por la noche una caída del servicio. La causa de estos fallos en el funcionamiento de la web, según anunció el propio banco a través de su página en Facebook, se debió a la sobrecarga de peticiones de información que debieron llegarle tras la entrevista que protagonizó el subdirector general del banco Joan Antoni Melé. Es la que podéis ver aquí arriba.

La entrevista, impecable, es una más de las comparecencias que Melé ha protagonizado en los últimos años. Además de entrevistas y declaraciones a medios de comunicación, el subdirector general del banco de origen holandés se ha prodigado en conferencias ante públicos específicos, como esta en la sede madrileña de la Escuela de Organización Industrial bajo el título de ‘¿A quién sirve mi dinero?’ explica la filosofía empresarial de la institución financiera para la que trabaja.

Hace un año, coincidiendo con la apertura de la oficina gallega del banco en A Coruña, Melé declaró en una entrevista a La Opinión A Coruña las dos ideas esenciales sobre las que se asientan las operaciones del banco: “La primera es que al utilizar el dinero de los clientes lo hacemos con criterios de conciencia y responsabilidad. Es decir, utilizar el dinero haciendo inversiones para mejorar el mundo. No podemos dejar el dinero a empresas que destruyen el medio ambiente o que no respetan los derechos. El segundo es transparencia radical: nosotros contamos, hasta el último céntimo, qué estamos haciendo con el dinero de nuestros clientes. Cualquiera puede saberlo”. 

Para que no haya sospechas de parcialidad (ni de que me paga el Santander para hacer mala publicidad de la competencia), es necesario que haga yo también un ejercicio de transparencia. Soy cliente de dos bancos. El Pastor, con el que tengo un préstamo que contraté para la reforma de mi casa y que espero poder pagar en un par de años para después cerrar la cuenta y desvincularme de la entidad antes gallega y ahora controlada por el Popular, y Triodos Bank. Hace ya tres años que el banco ético y transparente es mi banco principal, donde tengo domiciliada mi nómina y guardo mis (escasísimos, misérrimos) ahorros. La atención personal y el funcionamiento de su web son siempre impecables. Hasta cuando llega un recibo y no tengo dinero me llaman y todo para avisarme.

Volviendo al tema principal, aseguraba Melé en aquella entrevista que “nosotros queremos que sepas lo que hacemos con tu dinero”. Así que alertado por un tuit del infatigable Juan Blanco me fui a dar una vuelta por la web institucional del banco. No es el apartado nacional en castellano dirigido al mercado minorista local español, sino la página dirigida a inversores internacionales que buscan fondos en los que poner su dinero a trabajar (perdón por la personificación).

Y ahí estaba la sorpresa, justo donde decía Blanco: Triodos comercializa bajo el epígrafe de Socially Responsible Investments (inversiones socialmente responsables, SRI) diversos fondos de inversión en “global (EUR) bonds and global equities issued by listed companies delivering superior social, environmental and financial performance” (lo que viene a ser algo como bonos y valores globales emitidos por compañías que demuestren compromisos sociales, ambientales y financieros destacados).

¿Cuáles son estas compañías? Escojo uno de esos fondos SRI, al que llaman “Sustainable Bond Fund” (fondo de bonos sostenibles). Al descargar el perfil de inversiones del fondo, me encuentro con una amable descripción de la elección de los diferentes valores. “Through Triodos Sustainable Bond Fund, you can invest in listed companies that combine a strong financial position with solid social and environmental performance. In addition to the usual risk and return analysis, we make a thorough assessment of how sustainable these companies are” (con el Fondo de Bonos Sostenibles de Triodos, puede invertir en compañías que combinan la fortaleza de su estado financiero con buenas prácticas sociales y ambientales. Además del riesgo habitual y del análisis de rentabilidad, hacemos un pormenorizado examen de la sostenibilidad de estas empresas).

Sin más, y sin querer dar más lecciones, paso a enseñaros de qué empresas estamos hablando. He aquí una pequeña selección de los casos más llamativos (podéis acceder aquí al documento completo de empresas en las que participa el fondo):

Abertis. La multinacional de origen español dedicada a telecomunicaciones e infraestructuras de transporte como aeropuertos (participa en la gestión de 29 aeropuertos en ocho países) y autopistas de peaje (podéis ver aquí los listados completos; sí, está la monopolística AP4 Sevilla-Cádiz). Esta división de autopistas basa su negocio en el cobro de peajes a los usuarios de infraestructuras que explotan en régimen de concesión por períodos de varias décadas. En el caso de la AP4, el negocio de cobrar por cada coche o camión que pasa por Las Cabezas de San Juan dura treinta y cuatro años: desde 1986 hasta 2020.

Coca-Cola Hellenic. Es la sucursal griega de la multinacional de bebidas azucaradas. Su matriz, basada en Atlanta, no es ejemplo de comportamiento responsable. Y no lo digo solo porque cada lata de refresco de 330 ml tenga unos 35 gramos de azúcar (diez azucarillos), sino por casos sonados como el que relaciona en la India la instalación de plantas de envasado de Coca Cola con la sobreexplotación de recursos hídricos en varias zonas del país. O la participación como patrocinador de la visita de Benedicto XVI a Madrid el año pasado (sí, la misma que ya traté en el blog con el asunto ‘Spotify feat. Ratzinger‘).

Enagás. Otra multinacional, en este caso de transporte y almacenamiento de gas natural. Creada en 1972 por el gobierno como la Empresa Nacional de Gas, fue privatizada por el último gobierno de Felipe González en 1994. En la actualidad, además del 5% de acciones que retiene el gobierno de España, está participada por el Sultanato de Omán (que si bien no es uno de los peores países en cuanto a respeto de los derechos humanos, tampoco es uno de los mejores según el informe de Amnistía Internacional correspondiente al año 2011), por varios de los nuevos bancos surgidos de la privatización de las cajas de ahorros y por otros grandes conglomerados financieros internacionales, como el banco chino-británico HSBC o varios fondos de inversión radicados en las Bermudas. Enagás retiene hoy, dieciocho años después de su privatización, el estatus de “gestor técnico del sistema gasista y transportista único de la red troncal primaria de gas natural” en España.

ING. El banco holandés más conocido en el mundo, cuestionado desde hace años por iniciativas como Banksecrets.eu por la financiación de empresas de armamento como EADS, petroleras que operan en países corruptos como Sudán o Myanmar como Petrochina o por la financiación con 477 millones de dólares del proyecto Hydroaysen liderado por Endesa Chile que pretende construir cinco enormes centrales hidroeléctricas en la Patagonia chilena, acompañadas por 2.350 km de líneas eléctricas y 6.000 torres para la distribución de la electricidad en una zona de selva virgen protegida.

BMW, Renault, Volkswagen. Las tres empresas, que se sitúan entre las mayores productoras mundiales de automóviles, no destacan por la decidida apuesta por la investigación en nuevas tecnologías como los motores híbridos o los motores 100% eléctricos para sustituir a los que utilizan gasolina o gasoil (vale, admito en este momento que mi coche es un Volkswagen Golf —y encima diésel—; todo sea por seguir ejerciendo la transparencia). Pues bien, la marca de coches del pueblo basada en la neociudad alemana de Wolfsburgo ha estado en el punto de mira de varias acciones de Greenpeace por, entre otras cuestiones, ser uno de los fundadores e impulsores del lobby Alliance of Automobile Manufacturers, creado para atacar los tímidos esfuerzos de la administración Obama por avanzar hacia estándares de eficiencia energética para los coches.

Bola extra: inversiones en deuda soberana de Alemania, Austria y los Países Bajos. Parte de las inversiones de este fondo se dedican a comprar bonos de deuda de estos tres países que, si bien destacan por ser democracias avanzadas y consolidadas y haber ratificado todos los tratados internacionales de respeto a los derechos humanos, no son precisamente empresas que operen en “sectores como la agricultura ecológica, el comercio justo, las energías renovables o la cultura”, que son las que la propia web del banco cita como “las iniciativas y organizaciones que financia” Triodos.

Según las palabras de Joan Antoni Melé que cité antes, el banco se asienta sobre dos ideas principales: inversiones responsables y transparencia radical. Con la mera publicación de todos estos datos en su página web, Triodos se posiciona en una situación envidiable en cuanto a la transparencia en un sector, el bancario, que nunca ha destacado por informar de manera clara y concisa acerca de sus operaciones. Sin embargo, la mera existencia de estas inversiones cuestionables —especialmente cuando quien las realiza es una entidad que basa su mensaje publicitario en la creación de una banca basada en valores éticos y en la sostenibilidad— es una muestra de que el mensaje promocional de las entidades financieras sigue sin estar cerca de la realidad. Puede que este capítulo sirva como estímulo para avanzar hacia una banca verdaderamente ética en la que la sinceridad y la honestidad, más allá del necesario pero frío concepto de transparencia. Los usuarios buscan un banco que hace lo que dice y dice lo que hace, sí, pero también un banco que ni siquiera se plantearía ofrecer productos como estos.

Etiquetas/tags: , , , ,

Comentarios de la entrada

  1. Fuste 14 junio, 2012 at 2:32 #

    Por curiosidad. ¿Le has hecho llegar a Triodos esta información? En caso afirmativo, ¿qué te respondieron?

    Un saludo.

    • Xosé Alberte 14 junio, 2012 at 4:17 #

      En realidad, un rato antes de que yo terminara de escribir y publicar el artículo ya habían respondido en su página en FB a las preguntas de los usuarios, entre ellos las mías, con este texto:


      En ocasiones anteriores hemos explicado antes que el dinero que los clientes de Triodos Bank tienen depositado en cuentas corrientes, cuentas de ahorro, depósitos y certificados de depósito para acciones solo se invierte en organizaciones, empresas y proyectos de los sectores social, medioambiental y cultural. Por otro lado, el Grupo Triodos, a través del área Triodos Investment Management, gestiona una serie de fondos de inversión en microcréditos, comercio justo, cultura y empresas de medio ambiente y energías renovables. También gestiona cuatro fondos de inversión ISR, que invierten en empresas cotizadas con mejores indicadores en sostenibilidad dentro de su sector. Estos fondos están fuera del balance bancario de Triodos Bank y no se comercializan en España. ¿Por qué existen estos fondos? Porque en los años 90 comienza a desarrollarse el mercado de fondos de inversión y Triodos Bank decidió llevar su impulso de renovación también al mercado de capitales, con el fin de influir en el comportamiento de estas empresas para que adopten criterios más sostenibles. En el informe anual online http://www.triodos.es/informeanual puede encontrar más detalle de cómo funcionan estos fondos, no comercializados en España. Si alguno de ustedes desea una respuesta más detallada, por favor escriba a info@triodos.es para que podamos enviarle más información. Saludos.

      Lo que nos lleva a pensar que si la finalidad con la que abrieron estos fondos en los años 90 era “influir en el comportamiento de estas empresas para que adopten criterios más sostenibles”, esta meta ha sido un rotundo fracaso, por desgracia para todos.

      • Fuste 14 junio, 2012 at 10:31 #

        Sí, eso ya lo había leído. Hubiera estado bien que lo hubieras incluido en la entrada, para ser justos. Buen análisis igualmente.

        Gracias ^^

  2. Felipe 14 junio, 2012 at 9:37 #

    Por desgracia, Triodos no es perfecto. Esperemos que el negocio de la banca ética crezca más y ello haga que otras iniciativas cojan más fuerza y surjan otras nuevas, así, en un segmento de mercado con más competencia, se llevará “el gato al agua” (que mal suena esto, no se ahora mismo por qué) el banco que realmente sea más ético de todos…

    Las dos “chinas en el zapato” de Triodos Bank son, en mi opinión, el apoyo que dan a la fundación O’Belen y estos fondos de los que hablas.

    ¿Sigue siendo mejor que las otras opciones de banca tradicional? Sin duda. Por eso sigo siendo cliente. Pero los clientes no lo son para toda la vida ni tampoco incondicionales. Seguiremos alerta y también veremos nuevas opciones, que las hay (todavía en forma nada más que de depósitos sin operativa ni cuentas corrientes, aunque sí hay un banco de las Baleares que tiene una cuenta “ética” con idénticas características a las de Tríodos).

    Por último decirte, Xosé Alberte, que yo no creo que seas un “troll” de la banca tradicional. Creo que, como yo, buscas en todo momento que la transparencia y la ética no sean sólo algo que nos tenemos que “creer” porque un señor que a todo el mundo cae bien nos lo diga. Lo importante son los datos, y con la crítica contribuir a que estos mejoren.

    Saludos

  3. Mariano 14 junio, 2012 at 9:41 #

    Una cosa son los fondos y otra los depósitos. Hay que tener eso claro. Si tienes una cuenta corriente en Triodos no estás invirtiendo en esos fondos.

  4. Bruno Rico 14 junio, 2012 at 10:03 #

    Gracias por el post.
    Más clientes deberían tener esta visión crítica (que no “criticona”) con sus entidades.
    Tampoco nos vendría mal en política…

  5. Casimiro 14 junio, 2012 at 10:56 #

    A veces parece que desde Triodos Bank vacilan un poco a la gente. Los fondos de inversión que mencionas producen beneficios para el banco a partir de empresas completamente faltas de ética, sería más justo reconocerlo que dar a entender que lo hacen “porque sus clientes quieren fondos” o “para ayudar a las empresas a mejorar” (¿no cobran comisión? ¿los ponen a la venta en plan ONG?).

    Sólo por mencionar el ejemplo de Coca-cola, se trata de una una empresa tan ética que ha contratado escuadrones de la muerte para asesinar sindicalistas: http://terranoticias.terra.es/internacional/articulo/colombia-_sindicatos_coca-cola_681740.htm

    Cuando aquí en España se ha descubierto que invertían en un negocio tan turbio como los centros de reclusión privados (en los que han muerto niños), han acabado emitiendo un comunicado en el que se justifican diciendo que es un negocio legal… El día que se descubra que invierten en armas dirán también que es para mejorarlas, ¿o qué?

    Para que haya una alternativa real a la banca tiene que haber control ciudadano, cosa que en Triodos es nulo: es una empresa controlada por un grupo muy reducido de directivos ligados a un movimiento (Antroposofía) con intereses propios, nada más. Aunque cueste un poco más, pienso que hay que apoyar proyectos horizontales como FIARE, y no este sucedáneo.

    PD: Sobre el tema de los centros de menores hay un dossier aquí: http://www.centrosdemenores.com/IMG/pdf/Dosier_Triodos_OBelen_final.pdf

    • Miki 14 junio, 2012 at 15:03 #

      Como todo y mas en el dinero es díficil, cuadrar todo con los dos criterios que se han puesto, pero creo que es una buena iniciativa.

  6. Familia de 3 hijos 14 junio, 2012 at 13:34 #

    Mi enhorabuena por el exhaustivo análisis que has hecho, Xosé Alberte. Es necesaria la máxima transparencia para evitar que la etiquetita “social” sea falsa y una forma de captar negocio como otra cualquiera en el espectro del marketing.
    Aún así, creo que mientras prosperan otras alternativas como Coop57 o Proyecto Fiare, siempre será mejor Triodos que el resto de “impresentables”.
    Más info en http://ow.ly/bzGUC
    Es necesario menos “macro” y más “micro”: http://ow.ly/bzI1e

  7. Sr XX-Terror 14 junio, 2012 at 13:35 #

    La única manera de controlar a la banca es que sea pública, todo lo demás es publicidad inteligentemente orientada.

  8. Anonimo 14 junio, 2012 at 13:50 #

    No estoy de acuerdo con lo que dices de Renault: sin duda es la empresa no japonesa de automóviles que mayor apuesta está haciendo por el coche eléctrico. Tiene varios modelos en venta, incluso uno de bajo coste (el Twitz, una especie de coche-moto eléctrico por menos de 5.000€), es la que ha dado una mejor solución al problema de las baterías (las ofrece en alquiler mensual), y próximamente va a sacar el Zoe, un utilitario eléctrico a un precio muy interesante (aproximadamente 15.000€)

    • Felipe 15 junio, 2012 at 9:51 #

      El coche eléctrico es mejor pero no la solución, pues sólo cambia el foco de contaminación hacia las plantas de producción de energía (que sigue siendo mayoritariamente carbón y combustibles fósiles), tienen todavía poca autonomía y son demasiado caros para lo que ofrecen.

      La verdadera solución sería una apuesta definitiva en las ciudades por el transporte público, con restricciones para el coche privado, y utilizar éste sólo para los desplazamientos interurbanos y de más distancia… Evidentemente, todo va encaminado para que el coche privado siga siendo incuestionable…

      Es una realidad que el coche privado es insostenible: No hay espacio en las ciudades ni para el tráfico ni para el aparcamiento. Desde que utilizo la bicicleta salgo más tarde y llego antes a los sitios… ¿Cómo puede ser?

  9. Roberto 31 julio, 2012 at 9:04 #

    Gran aporte¡ Gracias por la info

  10. juan 25 noviembre, 2014 at 16:51 #

    Campaña de boicot a triodos bank un banco nada etico con la
    infancia centrosemenores.com

  11. juan 25 noviembre, 2014 at 16:51 #

    se puede ver campaña de boicot a triodos bank un banco nada etico
    con la infancia centrosdemenores .com

Trackbacks/Pingbacks

  1. Razones para cambiar de banco | Perdido en el Desierto - 14 junio, 2012

    [...] http://www.xosealberte.es/?p=151 [...]

  2. Razones para cambiar de banco | Perdido en el Desierto - 14 junio, 2012

    [...] http://www.xosealberte.es/?p=151 [...]

Envía tu comentario