No sos vos, soy yo

Adiós (foto: lanier67 / Flickr)

Adiós (foto: lanier67 / Flickr)

Hoy fue uno de esos días en que llegué con una sonrisa a casa por una cosa simple, casi insignificante… pero agradable al fin y al cabo.

Hace tiempo que utilizo un iPhone. A falta de grandes vicios, me gusta tener un cacharrito en mi bolsillo que sea agradable de usar, útil, divertido y que, además, sirva para comunicarme con los demás y —sobre todo— escuchar música. Hay muchos más móviles en el mundo que hacen todo esto perfectamente… pero a la hora de escoger, en su día opté por este y lo cierto es que no tengo ningún tipo de queja. Sin embargo, cuando tienes uno de estos móviles que hace tantas cosas, es esencial contratar una tarifa adecuada a tu uso con un proveedor de telecomunicaciones. Alérgico como soy a cualquier tipo de compromiso, hace un año y medio me compré el teléfono libre directamente al fabricante y contraté con Yoigo una tarifa que entonces era imbatible: 500 MB de internet por 8 euros y llamadas a 0,08 euros el minuto. La atención fue perfecta en todo momento. Una semana después de pedir la portabilidad desde la anterior compañía, allí estaba mi estupendo iPhone 4 rulando como ninguno. Y yo sin ataduras, libre para irme en cualquier momento si era necesario.

Lo cierto es que ha pasado un año y medio y nuestra relación es impecable. Por contar solo una batallita: durante una temporada tenía también una tarjeta de prepago de la misma compañía para conectarme a internet y un día que se agotó el saldo llamé a la compañía para recargarla por teléfono. Lo más divertido de llamar a Yoigo es que siempre contestan con un “Hola, soy Juan/María/Pedro (o el nombre que sea), ¿quién eres?”. Así, de tú y sin historias se crea desde el primer segundo una cercanía especial. Recuerdo que cuando le dije mi nombre y mi dirección, el chaval que me atendió dijo una de las frases más gloriosas que nunca se han pronunciado desde un call centre: “Y con ese nombre de militante del BNG, ¿qué coño haces viviendo en Sevilla?”. Con las patas colgando me dejó. Todavía me estoy riendo.

Total, que han sido muchos meses con un servicio perfecto, facturas bajas (de diez a quince euros; algún mes veinte) y una atención estupenda. El caso es que el tiempo va pasando y donde antes solo había una, ahora hay muchas que ofrecen planes parecidos. Entre ellas, una paisana mía, R, que acaba de presentar una tarifa mejor: 500 MB por 7,20 euros y llamadas a 0,04. Solo por eso, merecía la pena el cambio.

[En este momento, y después de haber llamado ‘paisana’ a la empresa con base en A Coruña, inserto aquí un pequeño apunte de información empresarial: Yoigo está participada por la escandinava TeliaSonera en un 76% y el resto por las constructoras FCC, ACS y Abengoa, mientras R reparte sus acciones entre el fondo de capital británico CVC Capital Partners con un 70% y NovaCaixaGalicia con el 30% restante. Digo esto porque el concepto de compatriota es muy relativo cuando hablamos de empresas de este tamaño].

A lo que iba. Entre una cosa y otra, al final pedí la portabilidad hace unos días y aquí estoy, esperando a que llegue la microSIM para empezar a usar los servicios de la nueva empresa. El caso es que acaban de llamarme de Yoigo para proponerme que me quede. Mientras en otras empresas suelen ser llamadas agresivas y distantes (no solo por la lejanía geográfica, que es lo de menos, sino por el trato que te dispensan para conseguir amarrarte otra temporada), el chaval que me llamó hoy fue, de nuevo, impecable. Da gusto que alguien te llame y te diga, para empezar: “Hola, soy Manuel, de Yoigo. Hemos recibido tu solicitud de portabilidad y nada, te llamo para que te quedes con nosotros. ¿Cómo puedo ayudarte para hacerte cambiar de opinión?”. Dime tú que no da gusto.

Tras hablar un rato con él, lo cierto es que no llegamos a ningún acuerdo —más por mí que por ellos, casi como el mítico no sos vos, soy yo de aquella peli argentina— y me despedí prometiendo a Manuel que si el nuevo no me convencía volvería con ellos sin pensarlo.

En el siguiente artículo, y para que veáis que los temas de consumo no tienen por qué ser siempre combativos y desagradables, os cuento cómo los responsables de la presencia en redes sociales de las dos empresas pusieron la guinda a esta bonita historia de cliente y proveedor.

Etiquetas/tags: , , , , ,

Comentarios de la entrada

  1. La_Meri 13 marzo, 2012 at 13:32 #

    Oye pues yo me acabo de portar de Yoigo para Orange…y la verdad al igual que tu con mucha pena, estaba contentisima en Yoigo pero a la hora de cambiar de telefono, sus ofertas son muy pobres, y mi bolsillo tambien. Entonces he cambiado a Orange (a mi Yoigo no me llamo para cambiar de opinion) de momento la atencion ha sido tambien genial esperemos a que lleguen las facturas :)

    • Tanjidin 24 mayo, 2012 at 13:13 #

      Yo lo que opino k no os fijeis en si el movil me cutsea mas barato en la compaf1ia X o lo pillo en la otra compaf1ia mas barato, a1SEd1ORES! lo que interesa es tener una tarificacif3n lo mas barata posoble no k te den el movil mas barato, a la larga pagais el movil, os lo aseguro.-Desde aqued quiero cometar que MUY MAL lo que las compaf1ias tratan es de ganar mas dinero por culpa tambien a la CMT, esto de cambiar las tarifas tendria que estar prohibido, porque luchando siempre por las mierdas de los puntos, los contratos mas reducidos, para ahora pagar todos por justos pecadores.Abajo con la CMT QUE NOS A ECHO LA VIDA MAS DIFICIL.Las compaf1ias a1claro! encantadas de la vida, ganare1n mas dinero.Tendriamos que movernos y darles una leccif3n, por ejemplo:- Tratar en foros, dias y horas o 1 dia para no utilizar el movil, esto le dolere1 por la perdida tan grande en solo 1hora o 1 dia sin utilizar el movil y reivindicar las tarifas mas reducidas o las de siempre, que pa colmo cuando llamas a otro operador se te cae el credito.Por lo que he leido YOIGO reclamf3 a la CMT del problema con las tarifas de sus amigos vodafone, orange y movistar para que ellos pudieran entrar en el juego y ased todas salen ganando y el cliente sale perdiendo bfQUIENES NOS DEFIENDEN?que yo sepa nadie a1AUN!.

Envía tu comentario